Flores de Bach

La terapia floral o Flores de Bach es un sistema energético-vibracional que utiliza un medio material para ser llevada a cabo. Se enfoca más como una terapia de apoyo emocional y mental, aunque también tiene aplicaciones en síntomas físicos.

Edward Bach (1886-1936) describió 38 flores, según los efectos que producían a dosis tóxicas y describió una serie de aspectos positivos y negativos de cada flor. La toma de la flor diluida y dinamizada, con aspectos tóxicos o negativos similares a los de la situación emocional que la persona quiere superar, ayudan a transformar estos aspectos en positivos y así extraer la parte más positiva y creativa de la oportunidad (también llamada crisis ) que toda problemática ofrece para crecer a nivel personal. Para el paciente oncológico, el tratamiento y apoyo psico-emocional es esencial en todo su proceso y las Flores de Bach le pueden ser de gran ayuda.

Si bien la bibliografía científica existente no consigue demostrar la efectividad de las Flores de Bach, más allá de por el mismo efecto placebo- menudo por estudios mal diseñados para este tipo de intervención-, la práctica clínica diaria, aporta la demostración empírica de la su utilidad y su beneficio. Muchos de estos estudios concluyen que es necesaria la realización de más estudios para demostrar su efectividad. Tal y como se refleja en el apartado de Evidencia Científica del primer documento de análisis de las Terapias Alternativas del Ministerio de Sanidad del 19 de noviembre de 2011: todavía es muy escaso el número de artículos publicados de suficiente calidad que proporcionen alto grado de evidencia sobre su efectividad en situaciones clínicas concretas mediante la aplicación de métodos científicos. Sin embargo, la ausencia de demostración de su eficacia no debe ser considerada siempre como sinónimo de ineficacia. Muchos pacientes refieren cierto grado de satisfacción asociada a una percepción de mejora de los síntomas o en su bienestar o calidad de vida, aunque muchas veces no se dispone de estudios que permitan determinar si esta mejora se debe al efecto específico causado por tratamiento administrado o debido al efecto placebo, el cual es inherente a cualquier acto terapéutico.

Share Button