Historia

hipocrates

Desde el inicio de los tiempos, los actos médicos o terapéuticos han pretendido aliviar el sufrimiento humano haciendo uso de los recursos que tenían a su alcance. Con la llegada y popularización de los fármacos de síntesis, a finales del siglo XIX, principios del XX, los remedios y tratamientos puramente naturales fueron progresivamente rechazados en amplio consenso, por la comunidad médica científica, quedando así relegados en la mayoría de casos, terapeutas y curanderos y, olvidando un hecho esencial muy importante; que el origen de la farmacopea actual se remonta precisamente a los principios activos presentes en muchos remedios naturales.

A pesar del rechazo de todo lo que es natural por parte de la mayor parte de la comunidad científica, siempre han existido médicos, durante decenas de años, una minoría, que han seguido confiando, usando, comprobando y avanzando en la utilidad de los tratamientos naturales y en la importancia de contemplar la persona en su globalidad y apostando por tratamientos respetuosos y potenciadores de la salud y de las capacidades de la persona.

En 1990 los médicos de Estados Unidos se empezaron a interesar de nuevo y, activamente, por los enfoques complementarios en su práctica médica. A partir de 1990 algunos hospitales estadounidenses comenzaron a ofrecer la Medicina Integrativa en su cartera de servicios. El término “Medicina Integrativa” ha sido popularizado, entre otros, por Deepak Chopra, Andrew Weil y el Príncipe Charles (Foundation Integrated for Health -1993).

La Medicina Integrativa, por ser agrupada dentro de las terapias alternativas ha sido criticada como no científica, engañosa, de quimera … Para probar objetivamente los tratamientos de la medicina alternativa, en 1991 el gobierno de EE.UU. estableció la Oficina de Medicina Alternativa , que en 1998 se restableció como el Centro Nacional para Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM) como uno de los Institutos Nacionales de Salud.

El Consortium of Academic Health Centers for Integrative Medicine de Minneapolis fue fundado en 1999 y en 2013 incluía 56 miembros (como la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, la Facultad de Medicina de la Universidad de Georgetown o la Clínica Mayo). Según la American Board of Physician Especialidades a partir de 2014 los médicos estadounidenses se podrán acreditar en Medicina Integrativa.

Una de las áreas donde se ha extendido más el uso de la medicina integrativa es en el tratamiento y apoyo de pacientes con cáncer y es seguramente, uno de los principales motivos por los que las personas de nuestro país recurren a médicos integrativos. Sin embargo, la medicina integrativa es útil en cualquier tipo de situación, tanto para mantener y potenciar la salud como para recuperarla. Existen miles de estudios sobre tratamientos diversos usados ​​por la medicina integrativa en pacientes con cáncer, con enfermedades degenerativas (artritis, artrosis, Parkinson, demencias, Esclerosis Múltiple …), enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, colitis, problemas respiratorios digestivos, fibromialgia, obesidad, fertilidad y endometriosis, menopausia sintomática …) y agudas (estrés, insomnio, ansiedad, acné, infecciones …). La medicina integrativa utiliza una serie de tratamientos para dolencias leves y benignas, que por su seguridad y eficacia pueden ser llevados a cabo por la población general, con un correcto asesoramiento previo.

Los médicos integrativos rechazan hablar de medicinas alternativas, adoptando a cambio el término de complementarias, ya que desde su punto de vista, todos los recursos que nos ofrece la madre Tierra para restituir la salud ya sean naturales, sintéticos o artificiales, son recursos a tener en cuenta siempre y elige de entre ellos, los que son más efectivos y respetuosos en cada caso, teniendo como premisa básica el Primum non nocere (lo primero: no hacer daño) popularizado por Hipócrates, y dando las respuestas rápidas y efectivas que nos exige la sociedad de nuestro tiempo.

Share Button